Devaluación

febrero 26, 2010

El Atleti viene sufriendo un largo proceso devaluatorio: de grande a histórico, de candidato a todos los títulos a finalista de Copa, de ambición de los mejores a refugio de mediocres, de la Copa de Europa a la Europa League…
La economía española no tiene la devaluación de la moneda entre los posibles mecanismos de gestión de la crisis que padecemos.Sin embargo, el problema de la Deuda Griega (y el comienzo de la retirada de los estímulos monetarios por la Reserva Federal) ha dado lugar a una notable bajada del euro (desde 1,5 hasta 1,35 frente al dólar americano, un 10%).
Alemania y Francia son países exportadores fuera del área euro (España lo es dentro del área) y van a aprovechar esta coyuntura (tipos más bajos, más tiempo y moneda débil) para ganar cuota de mercado a sus competidores. Con ello, generarán el crecimiento que permitirá a los franceses y alemanes cambiar de coche sin ayudas públicas (y, en buen número, a los fabricados en España) y volver a venir de vacaciones (la subida del 1,1% de la entrada de turistas en enero es un buen síntoma).
El problema lo tenemos en el Reino Unido. La libra esterlina es muy importante para el turismo y para la inversión residencial en costa. Cuando muchos precios de segundas residencias se han hundido, el inversor británico acelera el proceso al recuperar parte de la pérdida por la divisa y aumenta la presión vendedora.Y la libra sigue débil.
El Banco de España está intentando “devaluar” los activos inmobiliarios de los bancos/cajas. El objetivo es que los precios contables sean “adecuados” a la situación real del mercado. Pero, eso se debe hacer con tasaciones y no con circulares que, forzosamente, no recogen el valor “real” de cada bien en un mercado tan fragmentario como el inmobiliario (la ubicación de cada piso de un edificio influye en su valor).
El segundo objetivo parece ser el de acelerar el proceso de fusiones del sector cajas. Pero, como quienes deciden no son las cajas y las decisiones son políticas, me temo que sólo van a conseguir el efecto contrario al pretendido: reforzar las carencias de capital y , por tanto, limitar las capacidades de inversión.
El Atleti está evitando acelerar su devaluación con los torneos por eliminatorias. Reyes está cerca de recuperar su valor original y convertirse en una referencia para otros compañeros. La calidad del trabajo de Sánchez Flores se debe medir por su capacidad para mejorar el valor de mercado de su plantilla y ,en este caso, está consiguiendo buenos resultados.

Anuncios

Compraventa

febrero 19, 2010

La semana de la victoria sobre el Barcelona acaba con las dudas sobre la bondad de la compra de Asenjo. Cuando compras por 4,5 millones de euros más la cesión del máximo goleador del equipo vendedor (Diego Costa) a un jugador que no necesitas y que ocupa uno de los puestos mejor cubiertos con la cantera, tienes que dar muchas explicaciones. No será el caso.
Los mercados han recuperado , en parte, los niveles previos a la crisis de la Deuda Griega. Durante los días de pánico vendedor se produjeron tres movimientos: ventas, compras y revaluaciones. Cada vez que alguien vende, alguien compra. Los “especuladores” (supongo que son los que operan a corto plazo en los mercados) no tienen el dinero en el bolsillo esperando la oportunidad de atacar a sus “víctimas”. Normalmente, son gestores de carteras que venden unos activos para generar la caja para comprar otros. Y, además, su contrapartida suele ser otro “especulador”. Unas veces aciertan y ganan y otras se equivocan y pierden.
Pero, mucho más dinero se gana o pierde con las revaluaciones. Cuando un valor (acción, bono, solar urbanizable…) se intercambia (uno compra y otro vende), se está cambiando el precio de mercado de todos sus semejantes. Una transacción de 1 millón de euros nominales de una emisión de bonos de 1.000 millones de euros pone precio a los otros 999 millones de euros que son propiedad ,probablemente, de terceros que no participan de esa operación. Si el tercero es una entidad financiera tiene que reconocer, en su caso, la pérdida si el precio ha bajado. La contabilidad es una herramienta muy poderosa.
Cualquier intercambio no es una compraventa. La diferencia es el tipo de precio.La delicada situación derivada del ofrecimiento de un Pacto de Estado no es una compraventa. Un minipacto sobre inconstitucionalidad del FROB y la Ley Gallega de Cajas, tampoco. El problema es que no se sabe quién vende, quién cobra y quién paga. Se sabe que no son “especuladores” los que intervienen.
También sabemos que el Banco de España está poniendo precio a determinados activos (préstamos a inmobiliarias, por ejemplo). Con ese “precio” no se hace compraventa alguna. Es sólo para generar provisiones que reducen los recursos propios y limitan la capacidad de prestar de las entidades financieras.
El Atleti no parece haber comprado la idea de disputar la Europa League. Jugamos pero no competimos. Asenjo debe comprar tranquilizantes antes de jugar en el Calderón pero quien debería consumirlos es quien decidió ficharle antes que a un lateral.


Finalistas

febrero 12, 2010

El Atleti se ha clasificado para jugar la final de la Copa del Rey; y , por tanto, está a un partido de conseguir un título. Mi hijo,el que no se borró cuando lo de Huelva, tendrá su primera oportunidad de disfrutar con la afición que su padre le inculcó (tendrá 16 años el día de la final).
España se clasificó para el euro hace muchos años y, desde entonces, disfruta de las ventajas de ser miembro de un club que nos enlaza con las políticas monetarias de nuestros mejores clientes (Alemania y Francia). El modelo de moneda común debía generar tensiones si ; como así ha sido, se mantenían las distancias en inflación y crecimiento. España necesitaba una política económica que reajustase la laxa monetaria. Ahora somos el perfecto ejemplo de lo perniciosa que puede ser una política de tipos de interés demasiado bajos durante demasiado tiempo.
Hemos hecho muchas cosas buenas (excelente la presentación del Sr. Campa en el road show europeo) y dos muy malas: generar un déficit fiscal estructural (políticas sociales, estructura administrativa y bajos impuestos indirectos escondidos tras los de Transmisiones Patrimoniales) y alimentar el falaz “los pisos nunca pueden bajar”. Todos los españoles creen que tienen derecho a una buena pensión (con independencia de lo cotizado y de la creciente esperanza de vida, en especial de las mujeres) y a vender su vivienda a un precio suficiente para afrontar la vejez con tranquilidad (80% de propietarios).
Hoy tenemos que ajustar los gastos y , además, los compromisos de gasto futuro. Los primeros son muy difíciles (salarios, especialmente). Los compromisos lo son algo menos. Retrasar la edad de jubilación, ampliar el periodo de cómputo, apelar a la financiación del Tesoro,…permitirán cubrir el déficit de la Seguridad Social durante los 15 años que van de los nacidos en el 60 hasta los de 1975. Luego, las aguas volverán a su cauce con el reequilibrio demográfico.
El ejercicio de irresponsabilidad se sigue produciendo en el sector de cajas de ahorro. Los recursos de inconstitucionalidad sobre el FROB y la Ley Gallega de Cajas pueden ser el detonante de decisiones finales del Banco de España ante la falta de visión global de los políticos. Mientras tanto, este será el primer ejercicio en el que el necesario desapalancamiento de familias y empresas deje como resultado final la bajada de inversión crediticia.
El Atleti juega el domingo contra el Barcelona en lo que, otrora, suponía una final y hoy lo es más bien para el Madrid que necesita que terceros hagan parte del trabajo. Ya queda menos.


Anticipación

febrero 4, 2010

Esta semana publico la entrada antes de lo previsto. El Atleti se juega la Copa (y media vida) antes de que la temporada de los grandes empiece. Tras la “demostración” ante el Málaga y con una final contra el Sevilla como premio, Assunçao y Kun buscarán la forma de darnos esperanza hasta finales de mayo. Anticipo problemas en el Sardinero (última visita 5-1).
Nuestros dirigentes políticos anticipan los futuros problemas con las pensiones. El descenso de un cuarto de millón de cotizantes en la Seguridad Social en enero (doble que el incremento del paro por el efecto fin del pago de la cuota por el Estado), pone cara y ojos al único tema que los partidos han tratado con cierto sigilo en el llamado Pacto de Toledo. Y de ahí, a la catarata de propuestas, ejemplos, simulaciones y desmentidos de esta semana.
El tema es importante, pero no urgente. Esta semana hemos asistido a dos desastres financieros que han pasado desapercibidos para la gran mayoría. La Generalitat de Cataluña emitió bonos a 3 años a Euribor más 1% y a 10 años a Euribor más 1,6%. El ICO emitió bonos a 5 años a Euribor más 0,65% cuando pretendía hacerlo a Euribor más 0,5%. Son dos operaciones que demuestran que el modelo actual es absurdo y genera costes inasumibles para una economía que tiene que limitar su déficit.
El impacto de las deudas sobre las pensiones y de las malas emisiones ha generado otros problemas. La estrategia bancaria, que todo el mundo tenía clarísima, de comprar deuda y financiarla con el BCE al 1% empieza a pasar factura. El diferencial de España se ha disparado. Los bancos prudentes que cerraron su riesgo de interés tienen hoy que dotar la diferencia entre el margen que cerraron y el margen de mercado, en un 10 años estamos hablando de un 3% aproximadamente; es decir, con 1000 menos de inversión, 30 millones de dotación. Los bancos imprudentes que se han podido beneficiar de la bajada de tipos, han visto como ese beneficio ha desaparecido. ¿Alguien se atreve a hacer esta cuenta con las hipotecas a 25 años a más 0,5%?
Pero, además, hay una segunda derivada en forma de dudas (que generan ventas) sobre cualquier activo español: acciones, bonos, suelo, pisos… Y las ventas llevan a nuevas ventas forzadas para aquellos que no pueden aguantar las pérdidas iniciales. Un panorama desolador que anticipa dificultades para refinanciar los vencimientos y nuevas vueltas de círculo vicioso.
Como somos del Atleti, mantendremos la esperanza y soñaremos con un título. Como somos españoles, mantendremos la esperanza y soñaremos con una pensión de jubilación (y, hasta entonces, con un trabajo).